SÍNTOMAS (PECAS EN LOS OJOS).

Si alguno de los ojos o ambos presentan una pequeña mancha oscura en el interior, puede ser una enfermedad sistemática o no.

Todo depende de los síntomas, sin embargo siempre se necesita ser descartada cualquier circunstancia negativa y por esa razón continuamente debemos consultar al especialista para desechar cualquier problema.

El médico tiene que comprobar que solo se trata de una pequeña mancha sin trascendencia y aun así es recomendable tener un chequeo cada año y medio.

En el caso de las mujeres los cambios hormonales pueden provocar alguna modificación. En pocas palabras, los momentos en los que se tiene que realizar mas revisiones son; en la pubertad y los embarazos.

Estas machitas que se encuentran en el ojo tienden a ser de origen congénito, es decir ya están presentes en el momento de nacer.

Sin embargo en la etapa anterior a la pubertad es cuando se hacen mucho más visibles y es muy raro que aparezcan siendo adulto. De hecho, si son percibidos en la etapa adulta, sí que representan un problema, en ese momento se debe acudir al médico ya que la situación es claramente anómala.

Se puede decir que esta situación ocurre en menos del 1 % de todos los casos que han sido diagnosticados, pero siempre es necesario acudir al especialista.

Por lo regular es definido como «Nevus coroideo» aunque suele ser solo una peca en la parte blanca o en la de color (iris). La mayoría de estas veces en esa zona es pigmentada con un tono gris pizarra y plana, aunque en algunas personas puede adquirir cierto volumen.

En multitud de ocasiones no se trata de un nevus, sino más bien de otras formaciones de color. Incluso son parte del ojo y es normal que quedan a la vista por tener una capa que cubre el ojo, la esclerótica o esclera que es demasiado fina y los elementos que quedan debajo de ella son transparentados.

Es necesario acudir al especialista, ya que él es el único que puede dictaminarlos, como nevus u otros. Se conocen como conjuntivales y sus límites se encuentran muy bien definidos, son planos y sólidos, así como móviles.

¿Qué queremos decir? Que no se encuentran adheridos a las capas internas del ojo. Son muy pocas veces que se tratan de una lesión maligna y que simplemente conviene mantenerlos en vigilancia por si llegan a crecer.

Solo si el doctor dictamina que no existe ninguna razón que lo desaconseje, hasta pueden ser extirpados de manera quirúrgica, pero el recordar que es muy necesario realizar todos lo controles pertinentes y una vez que se encuentran con total seguridad por medio del especialista que detrás de esa mancha no existe ninguna lesión cancerosa y en ninguna otra parte del cuerpo que no se haya detectado.

También existe otra situación que puede ocurrir y que es conocida como «Nevus de Ota». Esta situación se trata de una enfermedad cutánea y ocular; incluso las manchas se pueden extender por todo el rostro, su recorrido es por el nervio trigémino que discurre a ambos lados del rostro.

En el iris o zona coloreada. Aunque suelen aparecer en una etapa temprana. El porcentaje de las personas que suelen tenerlo no es muy alta.

Por lo general, se trata de un simple lunar, el cual muy rara vez se transforma en un melanoma. También se debe tener en cuenta que algunos medicamentos, como algunos que son utilizados para bajar la presión que se encuentra dentro del ojo y que evitan la aparición del glaucoma, pueden aumentar la pigmentación del lunar.

Riesgo.

Que vaya aumentando la edad, así como realizar exposiciones prolongadas al sol o a los baños UVA en las cabinas de bronceado, ya que pueden aumentar el riesgo de padecer un melanoma dentro del ojo.

Lo más recomendable es evitar esas exposiciones, o por lo menos realizarlas de forma bastante prudente, pero sobre todo tomando las precauciones como el utilizar las gafas de sol homologadas.

Indicios de que pueden ser malignas.

1.- Por su espesor. Se tiene que acudir al especialista de inmediato cuando se nota que el grosor ha ido en aumento. Por lo general, los peores son los que superan los 2 milímetros.

2.- Por el fluido de la esclerótica. Podría aparecer otra pequeña mancha, esta es de color amarillento, la cual indica que hay una pérdida de líquido. Ante la duda, ir de inmediato al médico.

3.- Cunado se vuelve de color naranja. Los nevus normales suelen tener un color café-grisáceo o gris, sin embargo si se transforma de color anaranjado, habría que consultar de forma rápida con el especialista, ya que es otro de los síntomas de que hay células malignas y la lesión podría tratarse de un melanoma.

4.- Cuando son otros síntomas.

  • Ante la pérdida de visión repentina.
  • Un dolor intenso o cualquier otra molestia.

Acudir a consulta con el especialista.