PIERCING (Riesgos).

Los piercings sin duda han llegado para quedarse no pasan de moda y hay quienes los tiene como un estilo de vida, sin embargo, como todo, tiene sus riesgos de los cuales debemos conocer y estar consciente al momento de decidir si los vamos a portar o no.

Para algunas personas son un signo de distinción o de pertenencia a un grupo. Para otras personas es el deseo de verse diferente y adquirir mayor belleza.

Pero antes de tomar la decisión de ponerse un piercing, que es una técnica de decoración corporal llamada body art, es muy importante conocer primero los peligros que esta belleza milenaria conlleva.

LA PROCEDENCIA.

Este lenguaje corporal emergió desde hace miles de años y fue puesto en práctica por culturas de origen indio, ellos utilizaron fragmentos de diversos materiales y trozos de hueso de animal para la decoración de diferentes partes del cuerpo.

Los motivos para decorar el cuerpo así eran; protegerse de los malos espíritus y tragedias. Más adelante los piratas adoptaron esta práctica y era muy similar a la de los indios, pero la diferencia era el lugar donde se colocaban.

Los piratas utilizaban argollas tanto de oro como de plata similares a las que se utilizan en la actualidad, pero éstas tenían un grosor mucho mayor; básicamente eran colocadas en el lóbulo de la oreja.

También en la cultura olmeca, los únicos que podían perforarse la lengua eran los sacerdotes (una expansión que abarcaba el grueso de su muñeca) y el motivo era el ofrecer un sacrificio a sus dioses.

¿Qué es el piercing? Esta es una técnica occidental llamada «body art» que se traduce en adorno o arte en el cuerpo, donde también se encuentran presentes los tatuajes y las escarificaciones (producir escaras en la piel) que es muy habitual en los países africanos y del Pacífico Sur, donde se acostumbra a marcar el cuerpo con cortes o heridas.

El término piercing viene de perforar o penetrante lo que describe la acción de realizar una perforación, para posteriormente colocar una pieza, ya sea de nostril, mini banana, barbel, septum y argolla. Los piercings se pueden colocar en diversas áreas del cuerpo, por ejemplo:

1.- Facial: orejas, cejas, nariz, pómulos, barbilla, y frente.

2.- Orales: lengua y labios.

3.- Corporales: ombligo, pezones, costillas, muñecas, codos, rodillas y tobillos.

4.- Genitales: en labios genitales, pene y testículos.

¿QUÍENES SE LOS COLOCAN?

Al colocarse un piercing era señal de identidad, era signo de pertenencia, o simplemente un detalle de rebeldía entre la sociedad más joven; sin embargo, en la actualidad es solo una moda, existen clientes de 50 o más años que desean colocarse uno porque les agrada como se ven, aunque la mayoría son jóvenes.

¿DONDE SE DEBEN REALIZAR?

Si se ha decidido realizarse un piercing, debemos observar que el establecimiento contenga los permisos que son expedidos por la Secretaría de Salud, que se encuentre perfectamente aseado, que tenga autoclave para esterilizar el instrumental; así como material desechable que son guantes, agujas, etcétera (de un solo uso).

El perforador debe tener conocimientos de anatomía, de los procesos de curación, y fotografías de las perforaciones que ha realizado.

Es importante cerciorarse de cuál es el material del que se está hecho el adorno que será colocado ya que en el mercado se encuentra la piratería de joyería corporal que sin duda es dañina para el cuerpo y puede causar problemas.

El material más seguro es el de acero quirúrgico, oro, acrílico, teflón y titanio. En el caso del acero quirúrgico tiene aleación de níquel, y este es el responsable de alergias de contacto, es por esa razón que en algunos países han realizado una normativa que limita la cantidad de níquel a 0.05%.

De igual manera el oro debe ser por lo menos de 14 quilates (58.3% de oro) ya que si contiene muchas aleaciones puede causar infecciones.

CUIDADOS.

Una vez que se ha realizado la perforación se tiene que mantener algunos cuidados, esto es para evitar malestares e infecciones mediante el proceso de cicatrización.

Es sumamente importante mantener la higiene, de modo es imprescindible lavarse las manos antes de manipular el piercing. Se tiene que seguir las siguientes recomendaciones:

  • Piercings corporales, es necesario proceder por seis a ocho semanas y dos veces al día.

1.- Cuando se tenga que asear la zona se debe mantener limpio con un algodón o un isopo húmedo en agua solamente y retirar todas las costras que tienden a formarse.

2.- Posteriormente es mejor lavar con jabón y remover con sumo cuidado el piercing hacia arriba y abajo para para permitir que el jabón penetre muy bien en el orificio donde se encuentra el piercing; enjuagar perfectamente debajo del chorro del agua tibia, girando siempre el piercing.

3.- Al momento de bañarse es mejor utilizar la regadera en lugar de la tina de baño ya que esto disminuirá los riesgos de una infección.

4.- No utilizar maquillaje o cremas mientras se llega a la cicatrización y de ninguna manera tocarse el piercing salvo para la limpieza.

5.- No tocar ni mucho menos jugar con la joya hasta tener la zona cicatrizada. Si se manipula, la herida se irrita y, también se puede infectar.

  • Piercings en genitales.

1.- Estos tipos de piercings se deben limpiar dos veces al día por 4 a 6 semanas.

2.- Se tiene que mantener un especial cuidado en la higiene y sobre todo enjuagar perfectamente bien el jabón ya que puede irritar y facilitar infecciones; de igual manera se es posible que se irrite si se utilizan lubricantes y espermicidas.

3.- No tener relaciones sexuales hasta que termine de cicatrizar; o también se puede utilizar preservativo mediante este periodo y evitar todo contacto oral.

  • Piercings orales.

1.- No consumir bebidas alcohólicas. picante, fumar, masticar chicle y tampoco tener sexo.

2.- Masticar despacio y en trozos muy pequeños para evitar que se atoren.

3.- Limpiar el piercing interno (lengua) posterior a comer o beber de cuatro a seis semanas después de colocados.

4.- Realizar gárgaras por unos 30 segundos con un enjuague bucal que no contenga alcohol, el alcohol lo puede irritar y retarda la curación.

5.- Adquirir un cepillo nuevo para lavarse muy bien los dientes.

6.- Se puede consumir helado o nieve para desinflamar el área más rápido, ya que es normal que se inflame la lengua los primeros días.

7.- En caso de que aparezca en la bolita inferior del piercing una placa de restos, eliminarlo frotando con mucha suavidad con un cepillo de dientes.

RIESGOS.

Es necesario tener mucho cuidado al tomar la decisión de colocarse un piercing ya que le riesgo es algo importante y se tiene que tomar todas las medidas necesarias y seguirlas de manera rigurosa si no deseamos tener complicaciones mayores.

Lo primero que puede suceder es una infección local, pero también se puede adquirir algún germen que resulte ser muy agresivo y comprometa incluso hasta la vida.

Otro de los grandes riesgos es transmisión de virus como lo es la hepatitis B, hepatitis C incluso sida si se llegan a intercambiar las piezas, mucho cuidado.

Algunas de las complicaciones más graves, suelen ocurrir en la lengua; se ha observado que el 100% de los pacientes sufren de algún grado de inflamación, ya sea mayor o menor. De igual manera se tiene dificultad para tragar (disfagia) durante los primeros días y de una manera transitoria pueden presentar algunos problemas para pronunciar palabras (disartria).

Cuando se colocan piercings en el lóbulo nasal, tienden a presentarse pocos problemas, un 98% de los casos son infecciosos locales o generales.

Los especialistas no recomiendan colocar piercing en ninguna parte del cuerpo y mucho menos en lugares donde hay cartílago, como es el caso de la nariz, y en la parte superior de la oreja. El motivo es que se corre el riesgo de formarse un tumor benigno, lo que provoca que la oreja vaya creciendo paulatinamente.

En el caso de la parte lateral de la ceja pasa una rama del nervio facial, que, en algunas situaciones, aunque son pocas se puede dañar por la mala colocación de un piercing, pero en caso de que llegue a tocarse genera una parálisis irreversible en la musculatura del rostro.

Cuando se decide colocar un piercing en el prepucio (la piel que envuelve el pene), puede generar una rozadura cuando se llega a la erección; pero lo peor es que si ésta no se controla, también ocasiona infección, si la infección no es tratada a tiempo y no se retira el cuerpo extraño (piercing) puede provocar cáncer.

Se debe tener en cuenta que al mantener relaciones sexuales resulta muy doloroso, ya que en el hombre puede incrustarse en el glande, incluso puede causar un problema en la vagina de la pareja.

PREVENCIÓN.

1.- Es muy importante escoger un perforador que sea calificado.

2.- El establecimiento debe cumplir con las normas básicas de higiene y esterilidad, la limpieza y esterilización es sumamente importante.

3.- Los materiales desechables que el perforador tiene que utilizar con cada cliente son guantes y agujas desechables y tienen que estar perfectamente empaquetadas.

4.- Antes de realizarse un piercing se tiene que estar seguro de no ser alérgico a algún componente ya que el níquel puede provocar alguna reacción alérgica.

5.- Si se va a tomar vacaciones el entrar a la piscina junto con el sudor puede representar un riesgo. Se recomienda no realizarse una perforación ya que el agua del mar es un factor para contraer alguna infección.

6.- Nunca realizarse perforaciones en locales o bazares donde utilizan pistola.

7.- Si el piercing no cicatriza de manera correcta y tiende a supurar, si presenta cualquier complicación, lo más recomendable es acudir a un médico de inmediato.

8.- Si se padece de dermatitis, acné o si existe una tendencia a cicatrices queloides (su forma es de protuberancias) es mejor no colocarse absolutamente nada.

9.- No exponerse al sol ni tomar baños de vapor, no sumergirse en el mar, ríos ni albercas por lo menos por unos 30 días.

TIEMPO DE CICATRIZACIÓN.

Lo más normal es que la cicatrización varíe dependiendo de la persona, sin embargo, esto es una generalizada.

1.- Cartílago de la oreja.

De 2- 3 meses.

2.- Lóbulo.

De 4- 6 semanas.

3.- Ceja.

De 6- 8 semanas.

4.- Nariz.

De 2- 3 meses.

5.- Entrecejo.

De 6 -8 semanas.

6.- Lengua.

De 4 -6 semanas.

7.- Labio.

De 6- 8 semanas.

8.- Cuerpo.

De 6 – 8 semanas.

9.- Genitales.

De 4 – 6 semanas superficiales y profundos de 3 – 6 meses.

10.- Ombligo.

De 6 – 9 meses.

11.– Codos.

De 6 – 9 meses.

¿QUÍENES NO SON CANDIDATOS?

1.- En menores de edad, esto es porque aún no terminan su crecimiento y pueden botar la pieza.

2.- En las personas que tienen problemas de dermatosis infecciosa activa como lo es el herpes, verrugas o infecciones por bacterianas cutánea.

3.- Para las personas por su tendencia a formar cicatrices queloides o se encuentran tomando productos para controlar el acné; esto se debe a que pueden surgir cicatrices que son anormales.

4.- Las personas que tienen problemas con el corazón.

5.- Personas que presentan trastornos sicológicos y también alteraciones de la personalidad.

Como se puede observar los riesgos son muchos y lo mejor es tomar todas las medidas para no sufrir problemas posteriores.

alimentos Alta Educativa belleza beneficios Bienvenida características causas colores consejos corazón cráneo cuello cuidados Educación efectos ejercicio ejercicios el cerebro exfoliación glosario gnatismo hábitos la piel limpieza maquillaje maquillaje nude maquillaje social Mascarillas naturales materiales medidas Mujer y dinero Música ojos perfil productos simetria sombras síntomas tipos tips tonos vino vitamina a vitamina c vitamina e

Anuncios

7 comentarios sobre “PIERCING (Riesgos).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s