ASTENIA (Cansancio frecuente).

Muchas veces las hormonas femeninas tienen que ver, sin embargo no debemos restarle la importancia necesaria sobre todo si esto aumenta a medida que avanza el día.

Este problema resulta ser de manera muy frecuente de consulta. En algunos estudios se han cuantificado hasta un 33% de ellas.

Se conoce que esto ocurre con mucho más frecuencia en mujeres que en hombres, incluso ha llegado a ser hasta el doble.

  • La mente. Esta es una sensación subjetiva, ya que afortunadamente no siempre lleva consigo una razón orgánica demostrable.

En muchos de los pacientes, el porcentaje con astenia tiene como desencadenante un cuadro de ansiedad o un trastorno adaptativo o incluso una depresión que cumple todos los criterios.

Para que se pueda identificar si es un problema fuerte o no, por lo general la astenia que es más intensa por la mañana si no se modifica o mejora con la actividad suele ser de origen psicógeno o psicológico.

  • Descanso. Cuando se realiza un análisis profundo el especialista puede darse cuenta que el paciente duerme muy mal, sin lograr reponerse de la actividad del día a día; o que se encuentra en un estado de estrés desde hace mucho tiempo.
  • Ejercicio. La falta de ejercicio físico, con una actividad laboral sobrecargada, una dieta inadecuada por lo que se predispone al individuo a sentirse fatigado en la vida diaria.

Es necesario descartar que se trate de algo más serio, cuando las personas dicen sentirse especialmente cansadas en los últimos tiempos. Lo que siempre se recomienda es acudir a un médico para descartar cualquier problema.

Al realizar una analítica nos permite asegurarnos que de lo que se sufre no se debe a la presencia de una anemia la que es una causa muy frecuente en las mujeres fértiles ocasionados por el sangrado menstrual. También la disfunción de la glándula tiroides en específico un hipotiroidismo.

  • Diabetes descompensada. Si se padece diabetes y se sospecha que tiene una descompensación, es mejor realizarse una medición de glucosa para confirmar el estado.

En este caso se produce porque el azúcar (glucosa) que proviene de los alimentos no se utiliza, ocasionado por el desequilibrio en el que se encuentra como energía.

  • Enfermedad infecciosa. Todos sabemos que se atribuye el cansancio cuando la persona se encuentra en un foco infeccioso evidente. Ya sea por una fiebre etcétera.

También la astenia se presenta en personas mayores con insuficiencia cardiaca descompensada, o bien, con bronquitis crónica.

  • Pérdida de peso. Cuando se tiene una pérdida de peso importante y de manera rápida, si en la analítica que se realice al buscar la causa aparece anemia podemos descartar de la presencia de un tumor.

En este caso, la vía digestiva en general es el motivo más frecuente, lo que se puede descartar de un proceso canceroso en esa área.

  • Medicamentos. Se considera que algunos medicamentos se roban la energía. Entre ellos son los antidepresivos, casi todos los tranquilizantes y neurolépticos que es un tratamiento habitual para los cuadros de psicosis y la agitación nocturna.

Sobre todo en personas que son mayores o en aquellos individuos que han vivido una situación traumática, los antihistamínicos, antiepilépticos, el interferón que es muy utilizado en el tratamiento de alteraciones del hígado (hepatopatías) que son crónicas por la infección con un determinado virus.

  • Fibromialgia y fatiga crónica. Con la fibromialgia los síntomas es el dolor en todo el cuerpo que es muy intenso pero hay unos llamados puntos gatillo donde al presionarlos el dolor es mucho más fuerte. El cansancio en esta enfermedad es continuo y más fuerte.

Cuando es algo crónico es considerado fatiga crónica si esta dura más de 6 meses, no existe causa que la justifique, pero su intensidad obliga a disminuir la actividad física.

A parte se tiene dificultad para concentrarse y para memorizar, también se presentan cefaleas repetidas y un muy mal descanso nocturno.

  • La astenia crónica. No es una enfermedad de las sociedades modernas, aunque sí se cree que es el ritmo de la vida moderna que la fomenta.

También se identifica con otros nombres como neurastenia epidémica, neuritis vegetativa epidémica, enfermedad de Islandia, enfermedad de Royal free, encefalomielitis infecciosa aguda o miálgica.

alimentos Alta Educativa belleza beneficios Bienvenida características causas consejos corazón cráneo cuello cuidados Educación efectos ejercicio ejercicios el cerebro exfoliación glosario gnatismo la piel limpieza maquillaje maquillaje nude maquillaje social Mascarillas naturales materiales medidas Mujer y dinero Música ojos perfil productos reglas Reglas de la moda simetria sombras síntomas tipos tips tonos vino vitamina a vitamina c vitamina e

PEQUEÑAS NOTAS (El ejercicio).

El ejercicio es importante para la salud y la belleza y es un poderoso antiedad, existen personas que tienen 82, 70, etcétera y se conservan muy saludables y se ven increíblemente bellas.

Conocemos los beneficios que trae a nuestra vida el realizar una rutina diaria de ejercicios. Los millones de estudios que se han realizado lo comprueban; te mantiene con fortaleza en los músculos, tendones, etcétera, reduce problemas del corazón, mantiene los niveles de presión normales, ayuda a las hormonas, al ánimo, libera endorfinas (es un tipo de neurotransmisor que te hace sentir bien y alivian el dolor).

Si en algún momento de tu vida te llegas a sentir mucho mayor de lo que realmente eres, el ejercicio es sin duda una de las cosas que te harán sentirte más joven y te harán verte mucho más joven y llena de energía.

Se ha comprobado que tiene un impacto importante, poderoso y positivo en las células como antiinflamatorio y regenerador.

El practicar ejercicio tiene su chiste y el hacer escaso o demasiado es desaconsejable en lo que antiedad se refiere.

Los médicos recomiendan que el ejercicio sea estructurado, que el tiempo que emplee sea el adecuado, ni más ni menos; esto te ayudará a fortalecer y a motivar a tu cuerpo a que secrete sustancias benignas. Que cuando vayas a hacer ejercicio, sea solo ejercicio y no otras actividades.

Algunas razones para motivarte a realizar ejercicio son:

  • Cuida y mantiene fuerte el corazón.
  • Acelera y optimiza el desempeño del metabolismo.
  • Se mantienen ejercitados todos los músculos, incluidos los de los órganos internos.
  • Vigorizan huesos y músculos aportando flexibilidad y resistencia.
  • Reduce el estrés.
  • Te mantiene joven por más tiempo.
  • Propicia a regenerar músculos, tendones, etcétera.
  • Ayudan a mantener la conectividad neuronal del cerebro.
  • Todo esto es a nivel celular (interno).

RECOMENDACIONES DE EJERCICIOS.

  • Ejercicio cardiovascular: Necesita ejercicio aeróbico como el caminar, spinning, bicicleta, patinar, correr, nadar, brincar la cuerda. El realizar un ejercicio donde demande de rapidez permite bombear la sangre y acelerar el metabolismo lo cual beneficia para que los alimentos que se consumen se conviertan en energía y se quemen mucho más rápido. Para que el ejercicio aeróbico sea efectivo se requiere de realizarlo dentro del rango de ritmo cardiaco apropiado. Una forma de saber si se mantiene ese ritmo es; decir una frase completa sin esfuerzo, de no ser así, quiere decir que vas demasiado rápido.
  • Ejercicio de resistencia: estos ejercicios son realizados aplicando peso (con pesas) los que construyen músculos y promueven su fortaleza. Entre más masa muscular se posee más energía se utiliza y eso se traduce en más calorías quemadas. Se sabe que los tejidos del músculo son mucho más duros que los de la grasa, así que si se tienen en buenas condiciones los músculos te verás mucho más delgada y tonificada. Por supuesto también ayuda a mejorar la densidad de los huesos manteniéndolos saludables, esto porque con el paso del tiempo, lo huesos tienden a perder densidad por las hormonas y disminuye considerablemente.
  • Ejercicios de flexibilidad: este es uno de los ejercicios que nunca deben faltar, pero nunca ya que mantienen joven los músculos porque les aporta flexibilidad para movernos. Con el paso del tiempo tendemos a atrofiarnos y si no se realizan los estiramientos es seguro que se pierda incluso movimiento en las extremidades; es el mejor protección contra las lesiones para antes y después de una rutina, ya sea aeróbica o de resistencia. Continuar flexible es algo que nos mantendrá activas durante toda la vida y es un hecho.

Lo correcto es combinar estos tres tipos de ejercicios en una rutina.

CANTIDAD CORRECTA.

El realizar ejercicio nos causa un poco de frustración el saber si se ha realizado correctamente, si es la cantidad correcta que te hará tener un cuerpazo.

Que si no realizamos las 2 horas diarias, no tendrá ningún efecto y no servirá de nada y entonces para que molestarse.

Ya sea que tengamos una idea errónea o somo unas verdaderas fanáticas forzando nuestro cuerpo al límite, que no es lo correcto ya que esto solo ocasionará que tengamos problemas de salud como complicaciones de rodillas, caderas, hombros, cuello y espalada. O nos vamos a los extremos y no realizamos ninguna rutina (sedentarismo) y ninguna de las dos son una buena opción para la salud. El cuerpo necesita tener trabajo pero también descanso.

El cuerpo no fue diseñado para correr un maratón o para ser sedentario es algo que sin duda afectará la salud, el exceso no es bueno en ningún caso.

1.- El ejercicio es sumamente maravilloso para liberar el estrés, dolor de cabeza y para desintoxicar.

2.- No realizar demasiadas horas de ejercicio.

El ejercicio se tiene que realizar de manera regular ya que puede prevenir enfermedades y revertir el envejecimiento.

Practicarlo durante 30 minutos diarios es una estupenda forma de mantener en óptimas condiciones el cuerpo y la salud.

La caminata nos permite coordinar los movimientos del torso, brazos y piernas, además incrementa el trabajo metabólico, contrarresta la mala postura y le aporta un masaje a los órganos internos, fortalece la pared abdominal y sin duda mejora la respiración.

Que nunca falte el ejercicio en tu vida.

¿QUÉ CUIDADOS SE DEBEN TENER DESPUÉS DE LOS 30 AÑOS?

Si bien una piel bien cuidada se ve muy joven, también es una realidad que empieza una etapa de nuestra vida en la que debemos tener algunos cuidados extra.

A partir de los 30 años la piel empieza un proceso donde se vuelve más delgada y con menos luz y esto va avanzando conforme pasa el tiempo.

A partir de los 40 años se vuelve más delgada y translúcida, y como respuesta los capilares tienden a verse más, éstos aumentan de volumen y número por la inflamación producida por daños solares a lo largo de los años.

Se pueden presentar señales que corresponden al fotoenvejecimiento, tales como arrugas, manchas y pigmentación diversa.

Fotoenvejeciemiento: Son lesiones que se presentan de manera precoz producidas por la frecuente exposición sin la debida protección de sol. La piel puede llegar a presentar lesiones fuertes si tus medidas de prevención no son las adecuadas, tienes que proteger tu piel al extremo.

Debes de tener en cuenta que el como estés ahora tiene mucho que ver con el cómo te cuidaron desde pequeña hasta los cuidados que ahora tienes.

Una vez que llegamos a los 30 años la piel empieza a producir menos grasa de manera natural, generando así una piel mayormente reseca. También la renovación celular es más lenta generando así una piel menos luminosa, cuando no se regenera de manera rápida tiende a formarse una capa más gruesa de piel muerta.

Una vez llegando a los 50 años, gracias a la pérdida de grasa subcutánea, la humedad y los malos cuidados que se van acumulando, generan arrugas y las líneas faciales hondas. Pero cuando pierde la elasticidad pierde firmeza y la piel empieza a colgarse sobre todo en el área de la mandíbula y ojos.

Los estrógenos van disminuyendo sobre todo si ya pasó la menopausia, en este momento la piel se adelgaza mucho más, se seca y es propensa a irritaciones continuas.

Utilizar productos hidratantes y humectantes ayudan a disminuir la pérdida de agua en la piel.

Se recomienda una exfoliación suave y constante, ayuda a que la piel que constantemente se encuentra seca e incrustada se desprenda y se libere para así conseguir una piel más luminosa.

Estrógenos: Hormonas sexuales eterodeas (derivadas del colesterol), son del tipo femenino los cuales son producidos por los ovarios, la placenta durante el embarzo y en menores cantidades por glándulas edrenales.

Cuando la edad va en aumento y ha llegando entre los 60 a 90 años los cuidados son ya más especiales y el uso de cremas hidratantes, humectantes, así como exfoliaciones deben ser un poco más frecuentes para que la piel ejerza una regeneración celular y esto necesita la piel para mantenerse brillante.

Algunas de las cosas que debes realizar constantemente para mantenerte sana:

Estrés.

Aleja el estrés de tu vida, el estrés envejece mucho, de hecho es una de las cosas que más envejecen, los músculos se contraen y te agota de más.

Realiza ejercicios de respiración.

Oxigena el cuerpo y vitaliza los pulmones, lo cual te mantiene joven, la respiración es una de las cosas que más te ayudan a fortalecer tu cuerpo:

Paso 1.- La respiración profunda te permite relajarte, respira hondo por la nariz y suelta el aire por la boca de manera suave, una vez que soltaste el aire en voz baja repite ah-ah-aahh… Esto te hará lograr que se distienda y te permitirá soltar el aire de los pulmones. Debes sentir cómo se va inflando el abdomen con cada exhalación. Repite por varias veces.

Paso 2.– Se debe inhalar y exhalar por la nariz y contar tres segundos, posteriormente solo relájate con los ojos cerrados, así repetir por varias veces las que necesites para sentirte mejor.

Paso 3.- Cuando realices ejercicio enfócate en la respiración trata de no pensar en otras cosas a te ayudará a lograr que te mantengas tranquila ante lo que se te presente.

Realiza ejercicio frecuentemente:

El ejercicio, solo te puedo decir que es una fuente de salud para tu cuerpo maravillosa, el mantenerse en movimiento te permite fortalecer la circulación al momento que circula más nutrientes a las células y piel, así como incrementa la amplitud de los pulmones y adquieras más oxígeno, te mantiene en un estado de ánimo óptimo. Cuando realizas ejercicio te ayuda a prevenir enfermedades que están relacionadas con el paso del tiempo y sin duda te mantiene lejos del estrés.

Adquiere buenos hábitos alimenticios.

Y no digo que no te des un gusto, eso también es muy bueno, lo malo es cuando se convierte en algo que no puedes dejar, como el comer en demasía. Siempre procura que lo que lleves a tu boca sea saludable y equilibrado para mantener los niveles en nutrientes de manera óptima y tú te veas bella.

Duerme.

Dormir es una de las cosas más beneficiosas para la salud, medicina pura, no es cara. Aporta al rostro juventud y vitalidad, no permite que esté marchito y que las líneas del rostro sean evidentes. El descanso permite que tu cuerpo se relaje, el cerebro descanse y los músculos no sigan contraídos.

Trata de desconectarte por algunos momentos en el día.

Siempre es bueno desconectarte por algunos segundos y aunque te encuentres muy atareada, una vez que reanudes lograrás concentrarte mejor y tomarás mejores decisiones y menores posibilidades de cometer errores.

El sexo.

Tener sexo demora el proceso del envejecimiento y da belleza, las endorfinas, opiáceo, prolactina y la oxitocinas. Estas hormonas le aportan al cerebro sentimientos que provocan bienestar.