IRRITABILIDAD.

Sabemos que absolutamente nadie puede mantener un carácter afable 24 horas al día ni tampoco todo el año. Sin embargo cuando el carácter se agria y existen otros síntomas que son raros. Es el momento que consultar a un médico.

Todos entendemos que algunas personas tienen estados en que reaccionan de forma desproporcionadamente negativa ante un estimulo.

Este es un síntoma fuertemente que se encuentra asociado a la presencia de algún estado de ánimo, o también a una situación de estrés mantenido.

De esta manera, las causas que llevan a alguien a sentirse irritable pueden superponerse a los motivos que dan lugar a un cuadro de ansiedad.

CAUSAS.

  • Depresión. En esta situación lo más seguro es un trastorno depresivo, sin causa aparente, o bien un trastorno adaptativo, que es cuando conocemos el motivo, esto suele conducir a una susceptibilidad excesiva en la persona o mucha irritabilidad.

Es asimismo, muy frecuente que aparezca la irritabilidad al presentar un estrés mantenido, incluso con un descanso que siempre es insuficiente, de igual manera con una autoexigencia excesiva.

  • Otras enfermedades. Existen otras enfermedades que de igual manera pueden ocasionar irritabilidad en las personas y debemos permanecer atentos para tratarlas a tiempo:

1.- Trastornos de la glándula tiroides. Es cuando la glándula tiroidea funciona de manera excesiva, a esto se le llama hipertiroidismo y suele ser acompañada también de otros síntomas como por ejemplo la pérdida de peso, diarrea, taquicardia, irritabilidad, ansiedad, entre otros.

2.- Baja de glucosa. También llamada hipoglucemia, genera un cuadro de desorientación por parte del paciente y además típicamente irritabilidad.

3.- Cambios hormonales presentados en la mujer. Si bien es cierto que la menopausia es una etapa más en la vida de la mujer, al igual que la pubertad, esta se encuentra marcada por cambios mucho más fuertes donde todo va a peor como el humor.

Los médicos especialistas denominan labilidad emocional. Ya que ocurre un descenso brusco de hormonas, donde además provoca otros síntomas muy típicos, como los sofocos y el insomnio. Esto hace que la mujer no se sienta como la dueña de su cuerpo, sino que algo la domina y la confunde.

4.- Una arritmia. Que también es conocida por taquicardia paroxística supraventricular, que no es considerada como algo grave, pero sí que puede ser muy molesta; las enfermedades respiratorias como la bronquitis crónica, son también un síntoma propio de este problema, la cuales dan lugar a la retención de dióxido de carbono (hipercapnia) que pueden generar ataques repentinos de humor.

5.- Tumores cerebrales. Cuando se tiene un carácter muy irritable puede esconderse un tumor que va acompañado de cefaleas, vértigos, vómitos, bradicardia, crisis epilépticas y alteraciones visuales. Estas son también señales de alerta de que existe una urgencia y un trastorno.

6.- Fármacos. Los fármacos son también factores para propiciar el mal humor, los medicamentos como los antiepilépticos, algunos antibióticos, broncodilatadores (salbutamol); la dioxina para problemas del corazón, los estrógenos; insulina (más si provoca hipoglucemia): AINEs y antihistamínicos.

7.- Golpe en la cabeza. Cuan existe un golpe en la cabeza, no todas las secuelas aparecen inmediatamente después del accidente. Esto ocurre con el Síndrome Postconmocional, donde puede ser que las secuelas aparezcan hasta varios meses.

8.- Traumatismo. Si es por un traumatismo craneoencefálico leve sin importar el tipo, que aparentemente no ha tenido ninguna consecuencia grave, es usual que no se de mayor importancia, sin embargo, ya pasado un tiempo pueden aparecer las secuelas entre ellas el mal humor.

9.- Cefaleas. En conjunto con el carácter que es muy cambiante e irritable, suelen aparecer cefaleas con mucha frecuencia, vértigos, no aguantan mucho el esfuerzo físico y se tiene una repentina tristeza, se tiene una mayor dificultad para memorizar datos para que sean procesados o incluso para pensar con lógica y tiende a confundirse.

10.- Descanso. En muchas personas se asocia la irritabilidad a la falta de descanso y poco reparador, es muy común que los individuos que sufren de apneas nocturnas (paradas respiratorias que duran segundos durante el sueño) tienden a levantarse bastante irritados. Lo que sucede es que no se dan cuenta de que eso pasa, cada que se deja de respirar se produce un micro-despertar. Lo que conduce a un sueño no reparador.

Avatar de BELLEZAMICRON

SEÑALES QUE EL CUERPO DA CUANDO ESTÁ ENFERMO.

El cuerpo siempre nos avisa cuando presenta problemas. No nos dice «oye tengo un problema en el riñón», pero si nos dice por medio de síntomas diversas el estado en el que se encuentra algún órgano.

Algunos síntomas incluso se pueden confundir por otros problemas de salud, y no se administra el tratamiento adecuado, por esa razón es necesario acudir a un médico para él realice los estudios adecuados, así como el tratamiento correcto.

Aquí vamos a dar solo unos síntomas que debemos tomar muy en serio:

  • Señales de los intestinos: Los dientes; a menudo las personas no se quejan de reflujo estomacal ni de acidez estomacal, sin embargo tienen muy desgastado el esmalte dental.

Muchas de esas personas se sorprenden al enterarse de que tienen reflujo ácido. Mientras que las bebidas azucaradas desgastan los dientes delanteros, el ácido gástrico regurgitado tiende a disolver el esmalte de los dientes traseros.

Otros síntomas frágiles de reflujo ácido son dolor de garganta persistente, tos, sibilancias inexplicables o un frecuente mal sabor de boca.

Si el dentista o uno mismo nota cualquiera de estas señales de alarma, consultar inmediatamente a un gastroenterólogo.

Sin tratamiento, el reflujo no solo deteriora los dientes conduciendo a un inminente problema fuerte de caries, sino también puede aumentar e riesgo de contraer cáncer de esófago.

  • Sarpullido con ampollas y comezón: Esta afección puede aparecer en codos, rodillas, glúteos, espalda o en el cuero cabelludo, y en muchas ocasiones es confundida con un eccema, sin embargo se podría tratar de algo mucho más grave que requiere de mayor atención.

La celiaquía, es un trastorno autoinmunitario en el que la ingestión de gluten, aun es una cantidad mínima, provoca que el organismo ataque sus propios intestinos.

Un 25 por ciento de las personas celiacas presentan esta erupción, conocida como dermatitis herpetiforme. Muchas de las personas no tienen síntomas digestivos.

En cuanto un persona celiaca consume gluten, el organismo libera un anticuerpo que es conocido como inmunoglobina A (IgA) el cual agrede a los intestinos; en ocasiones la IgA también se llega a acumular en los vasos capilares de la piel y provoca la erupción delatora.

A diferencia de las personas aquejadas de otras formas de celiaquía, las que padecen dermatitis herpetiforme no deben someterse a una biopsia endoscópica para obtener un diagnóstico definitivo. Un médico puede realizar una biopsia de la erupción y buscar anticuerpos que indiquen la celiaquía.

Al adoptar una dieta sin gluten normalmente mitiga las erupciones y protege al organismo de diversos daños graves de largo plazo, como lo son el osteoporosis y el cáncer de intestino delgado.

  • Hemorroides: Esta enfermedad también llamada enfermedad de Crohn, es un trastorno inflamatorio del tracto gastrointestinal, presentan una forma de ella que afecta sólo la zona anal.

Se manifiesta con llagas, úlceras o abultamientos carnosos que pueden confundirse con hemorroides. Los pacientes aseguran que permanecer sentados le resulta muy molesto, como si estuvieran sentados sobre una «canica».

Esta forma de Crohn suele ser la más dolosa y la que tiene el peor pronóstico, se trata de un problema que puede conducir a una obstrucción intestinal, fisuras dolosas e incluso cáncer de colon.

Si se presentan unas hemorroides aparentes que no responden al tratamiento del médico general, cuanto antes se tiene que consultar a un gastroenterólogo para obtener una segunda opinión.

Seguramente pedirán análisis de sangre para conocer el recuento de leucocitos, proteínas C reactiva y otros indicadores que podrían revelar una enfermedad que no ha sido diagnosticada.

  • Señales que manda el cerebro: Es muy probable que se relacione la enfermedad de Parkinson con movimientos involuntarios como los temblores corporales, sin embargo una señal de alerta temprana mucho más reveladora es por medio de los cambios que se presenta en la caligrafía, la manuscrita de la persona se vuelve mucho más pequeña.

Un análisis de la caligrafía identificó a pacientes en las primeras etapas de esta enfermedad con una exactitud de más de 97por ciento, según un estudio israelí.

Se les pidió a los pacientes que escribieran 10 veces una oración, el resultado fue que a medida que iban escribiendo la oración; su letra se va haciendo cada vez más pequeña y las palabras se amontonaban.

La enfermedad del Parkinson sucede cuando las neuronas del cerebro se deteriora o mueren, dejando de producir dopamina; una sustancia que envía señales para producir el movimiento.

Esto provoca rigidez muscular en las manos y dedos, lo que afecta la escritura a mano. Entre otras dos señales más que son de alarma en forma temprana son la pérdida de olfato, ya que las personas dejan de percibir olores. Así como sueños muy intensos llegando incluso a llevar al durmiente a agitarse en la cama y lanzar patadas y puñetazos.

En cuanto se note que se presentan los anteriores síntomas y si duran más de dos semanas, acudir al neurólogo de inmediato.

Cuanto más pronto se diagnostique la enfermedad de Parkinson y se controlen los síntomas, por su puesto que la calidad de vida será mucho mejor.

  • La ira (estallidos): En el caso de muchas personas, la depresión no se traduce en llanto, ni tampoco de estar recostados todo el día en la cama.

Más de la mitad de quienes la padecen suelen manifestarlo por medio de irritabilidad e ira; de hecho, estos síntomas se relacionan con una forma de depresión más grave y duradera.

Un ejemplo: una persona X jamás se enojaba al momento en que conducía, pero ahora, todo el tiempo se pone frenético.

Las mujeres son las que tienen a padecer con mayor frecuencia este problema que los hombres, sin embargo éstos son más propensos a manifestarla a través de la irritabilidad y con arrebatos de ira.

Si constantemente te encuentras molesto con tu pareja o la molestia más mínima acelera el pulso, y todas estas reacciones han durado más de dos semanas, hay una alta probabilidad de que la depresión sea la causante de esto.

Muchos casos de depresión grave responden muy bien a un tratamiento combinado de antidepresivos y terapia conductual cognitiva, un tratamiento de corto plazo que enseña habilidades para evitar los pensamientos o las acciones perjudiciales.

Se ha observado que la terapia cognitiva basada en la atención plena, que ayuda a aumentar la conciencia de las espirales negativas, es tan eficaz como los medicamentos para prevenir la recurrencia de la depresión durante un periodo de dos años.